Nuevo Post

Rss

31 jul. 2012
Grahamstown... Del paraíso al desierto en una semana...

Grahamstown... Del paraíso al desierto en una semana...

Pablito haciendo equilibrio para terminar con las exposiciones y el año...
En Sudáfrica, y especialmente en Grahamstown, el período lectivo no termina a mitad de Diciembre, sino que con suerte, y sólo para unos pocos, concluye a finales de Noviembre. El resto de los estudiantes empiezan a evacuar el town a mediados de Noviembre, no solamente llevándose consigo su hermosura, sino también lo que podríamos denominar el alma y la razón de ser de este maravilloso y pomposo enclave sudafricano: su “juventud”.

A cambio de la pérdida de la juventud, y casi como una redundante metáfora de la vida, aparece la tranquilidad, la época de descanso, el espacio para la reflexión, la quietud que emanan las mismas calles que hace una semana atrás no paraban de destilar endorfinas, y que ahora se vuelven a hacer presentes en la realidad de largas caminatas, en las que se puede percibir qué parte se llevó cada quién y porqué ese sentimiento de soledad que adorna los pasos, se siente tan extraño y tan vacío, y a su vez, tan reconfortante y tan necesario.

El paraíso y el desierto de alguna manera se complementan y... estando en uno, suele suceder que se extraña al otro. En todo caso los dos dejan espacios claros para diferentes estadíos del alma; en el primero se disfruta y se explota, en el segundo se reflexiona y se implota. Entonces estoy yendo de atrás para adelante, porque estas son las boludeces que pensaba después de fumarme uno y salir a caminar por un pueblo al que podría declarar con una espada de plástico como propio, ya que no había literalmente nadie alrededor... como si dios se los hubiera llevado...

Antes de estas fumatas pretenciosas, existieron otras extasiosas, que adornaron un sinfín de eventos mayúsculos con los que estos pendejos le pusieron el sello de oro a un año para el eterno recuerdo. Grahamstown se prepara para dos eventos al año... el primero ya lo relatamos y es el Festival de Arte de Grahamstown, y el segundo, y no menos importante, es la finalización del año lectivo. Dos semanas en las que se condensan, se plasman y se exhiben todo el bagaje de delirios y genialidades con las que los chicos se entretuvieron durante el año.


Somnambulance by Denys Dixie...
Whitney con su calavera de botellas de agua...
Dissonance by Minke Wasserman...
Entonces en el contexto de evaluación docente, la ciudad se viste de gala nuevamente y todas las casas y entidades culturales como museos, oficinas, centros burocráticos, teatros, y edificios tradicionales, se transforman en anfitriones de un evento en el que participan todos. Además de lo estrictamente académico, que abarca un sinfín de eventos artísticos en todos los rubros, todos los antros nocturnos, todas las bandas de música, y todos los recursos y esfuerzos, se fusionan para ponerle el moño al viejo año que se va.

Es una época en que sería un buen negocio vender agendas, o al menos ayuda memorias, de la cantidad de pelotudeces que suceden a toda hora en un perímetro de no más de dos kilómetros cuadrados. Es una época de alegría, de gente que se hace caritas en la calle, de esos momentos que el tipo o la minita que jamás te devolvió una sonrisa o una mirada, seguro se va a detener a saludarte y a preguntarte cómo estás y qué pensás hacer a la noche.


Clean in Vain by Leora...
Dominic y Ruth cerrando el año en el Arts Lounge...
De esos momentos en que se siente el trabajo en conjunto de un montón de personas que bien podríamos afirmar es casi la totalidad del pueblo. Hasta nosotros mismos nos vimos envueltos en algunos eventos con responsabilidades específicas y “serias”. Toda ayuda es valorada, todo esfuerzo recompensado, y en definitiva y por algún motivo y tácito acuerdo que maneja la ciudad en cada una de sus estructuras e instituciones, todos intentan de acuerdo a sus posibilidades que las cosas salgan lo mejor posible.
 
Como siempre un privilegio haber participado y sentirnos parte de tan relevante evento. Es un honor ser parte de Grahamstown y para decorar este pequeño relato les dejamos unas imágenes y un repaso de lo que a nuestro parecer fue lo más interesante... Un poco de suspensión de cuerpos, un poco de música con “SunshiP”, un poco de proyecciones, un poco de cuadros, un poco de teatro y algunas de las caras más relevantes de este cierre y redondeo de un provechoso ciclo lectivo.


Strato rompiéndola en el Grotto...
SunShip a full...
Suspension Lecture...
Hasta la próxima cuando las campanas anuncien que están llegando directamente de distintas partes del mundo un montón de amigos para pasar un fin de año a todo culo... Que sean muy felices y que coman perdices... ¡Salud!
 
Un agradecimiento especial a nuestra amiga, compañera y hada madrina Rat quien cocinó una de las mejores cenas de navidad ever... Ese jamón asado, ese pollo, esas papas, esas ensaladas y ese mousse de chocolate repercutirán en nuestro paladar y en nuestro corazón por siempre...


Rachel y Pablo a pura noche navideña...
¡Arriba ese jamón!...
video
En una esquina de Grahamstown también despiden el año...
26 jul. 2012
Especial Grahamstown segundo hogar, Una recorrida nocturna por los antros de perdición...

Especial Grahamstown segundo hogar, Una recorrida nocturna por los antros de perdición...

El famoso "Monastery"...
Para concluir con este Especial de Grahamstown, no nos podía faltar una caminata por la llamativa vida nocturna que ostenta esta pequeña ciudad glotona. Es que para su tamaño la cantidad de propuestas es abrumadora, y llamativamente y en líneas generales funcionan de lunes a lunes, y... casi no se puede encontrar una lógica o habitualidad en su funcionamiento... Las opciones rebalsan, se mueven de bar en bar, de boliche en boliche, de quilombo en quilombo... Gracias a ese intenso escapismo, nos mantuvimos dando vueltas como trompos a las horas más extrañas... Porque además, aunque usted no lo crea, funcionan casi full time.


El dueño de Grotto Mojito haciendo de barman y tipo normal...
El dueño del Grotto Mojito estallado...
Warren, Leora y Tai...
Whits, Rach y Juli en Slip Stream Sports Bar...
Obviamente esto se debe a la cantidad de estudiantes en celo, excitados y necesitados de ahogar las energías y la lívido en alcohol, pero también, a que al sudafricano la birra y la joda se las sirven en el desayuno... Literalmente... Muy común ver gente tomando cerveza a las ocho de la mañana un martes, hecho que se multiplica por una gran cantidad de la población un sábado o un domingo, más si hay partidos de rugby... En fin, nosotros en este post no nos vamos a dedicar a todo tipo de joda porque se haría muy largo y tendríamos que hacernos mierda la salud a toda hora para lograr las fotos y los videos...


Noizee, nuestra hada madrina...
Leora y Mika, dos preciosuras sudafricanas...
Juli y Tim a punto de pedir la primer birra de la noche en Slip Stream...
El bar más famoso y concurrido...
Lo que les vamos a dejar es un recorrido por los antros más significativos de Grahamstown, y una introducción a muchas de las caras y compañías que nos adornaron nuestras mutaciones nocturnas... Grotto Mojito, Pirates, Rat and Parrot, Monastery y Slipstream entre otros, fueron los encargados de sacarnos del tedio, plantarnos una sonrisa y todo eso... También fueron quienes nos introdujeron al lindo zoológico de borrachos y quienes nos pusieron en contacto con el vicio y la pérdida de dinero al pedo, pero gratificante...

No tenemos mucho para agregar... Con ustedes entonces la última recorrida de este especial y nos estamos viendo prontamente para contarles cómo fue el cierre del año y qué es lo que se está viniendo en la agenda de viajes. Muchas gracias por leer, estar, participar y alentar. Hasta la próxima y ahora más que nunca. ¡Salud!...


Piratas del Caribe...
SSS...
Al ritmo del Drum&Bass...
Bron y Cassie poniéndose al día...
Pablito y Kahia... 
¿En Argentina no hay Black Label no?...
video
 Alí, jugando con fuego...
17 jul. 2012
Especial Grahamstown segundo hogar: Una recorrida por la periferia y el Township...

Especial Grahamstown segundo hogar: Una recorrida por la periferia y el Township...

Con vistas al Township...
Para quienes no lo sepan o no lo tengan presente, Sudáfrica fue regida hasta el año 1994 por lo que se denominó: Apartheid. Dejamos todos los horrorosos detalles en el link que pueden ver en éste párrafo. Este sistema de segregación racial dejó secuelas aún muy tangibles en la idiosincrasia sudafricana. Uno de estos llamativos hechos es la separación que aún se expresa en términos geográficos y espaciales en casi la totalidad de las ciudades sudafricanas, lugares en donde se puede muy claramente, que los blancos viven apartados de los negros, los negros de los indios, los indios de los mestizos, viceversa, y todas las combinaciones de separación posibles.


Dos capos dos...
¡Qué gente linda!...
Posando pa' la foto...
Alrededor, o a una mínima distancia de cualquier centro de cualquier ciudad sudafricana, se encuentran los famosos Township (de los que dejamos otro link, lamentablemente en inglés), asentamientos reservados en épocas del Apartheid para toda persona que no pertenezca a la “honorable y superior” raza blanca. Generalmente los township absorben poblaciones que superan ampliamente a las de la ciudad en sí, y en el caso de Grahamstown, albergan algo así como el 80% de las almas que habitan la zona.
 
La gran mayoría de blancos no pisan bajo ningún concepto estos llamativos asentamientos porque todavía viven con el miedo de que se los coman, cosa que muy lejos de ser una posibilidad, es un delirio de cola de paja sexual reprimida; y muchos otros, que realmente no son racistas, porque no tienen demasiadas motivaciones para hacer un tour por un lugar que no hace a ninguno de los aspectos de su cotidianeidad.



Haciendo el trabajo duro...
Una banda superior...
Modelos Grahamstown 2012...
Como nosotros somos dos sudacas a la deriva, no tenemos nada de todos los preconceptos que tienen algunos de estos típicos sudafricanos (que por suerte no van quedando tantos); y como además estamos siempre invadidos por una curiosidad a prueba de bombas atómicas, nos lanzamos en varias oportunidades en caminatas hacia la particular hermosura y tranquilidad que se respira en estos asentamientos, en los que siempre tuvimos el honor de comprobar la calidez humana que transmiten nuestros amados negros... su soltura, su sorpresa al vernos, y su siempre bondadoso recibimiento.
 
No queríamos que falte un recorrido fotográfico por estos maravillosos lugares que en definitiva son el corazón del espíritu de Sudáfrica. Entonces los dejamos con nuestro Apartheid fotográfico, que no es definido por motivos raciales, sino por contenido temático y geográfico...


Con ustedes entonces: la elegancia y la impostura del famoso township, lugar al que todavía muchos sudafricanos no se atreven a pisar en este maravilloso y contradictorio país. Hasta la próxima y última entrega de nuestro recorrido fotográfico por Grahamstown...
¿Sale un partidito muchachos?...
¿Qué pasa por la calle?...
Las casitas del barrio alto...
El típico jueguito de equilibrio...
Volviendo al town, por las vias del tren...
Fingo extensión...
video
Una pequeña parade por las calles del township...
Copyright © 2012 Viaje por África All Right Reserved