23 dic. 2009

Port Elizabeth, fin de la Ruta Jardín y cuidado con lo que se viene...

Atardecer en Port Elizabeth...
Una vez que llegamos a esta ciudad, que marcó el final de la primera etapa del viaje, nos pusimos a alistar algunas cuestiones básicas para intentar acomodar el cerebro y reaprovisionarnos, mientras nuestro cuarto integrante preparaba su vuelta a la Argentina. Port Elizabeth ponía punto final a la hermosura de la Ruta Jardín y era una antesala hacia un país más desnudo, más colorido y con muchísima más identidad. Al hostel más barato llegamos gracias a nuestra erudita guía de viaje. Está ubicado a pocas cuadras del segundo estadio mundialista en un barrio cercano al centro de la ciudad. Luego de pedir descuento y beneficios varios, decidimos quedarnos por un par de noches.

La primera postal de Port Elizabeth fue en horas nocturnas, por lo que pudimos ver en vivo y en directo la “aparición mutante”, ese momento en que se hace presente la noche dejando a la intemperie gente borracha, diciendo cosas en varios idiomas, pero que siempre terminan con la palabra rand. Para todo hay que tener una técnica y lo que estamos aprendiendo es que hablar en español tiene la ventaja que nos podemos hacer los boludos cuando algo no nos conviene. Lo más. Cara de "I don´t understand", seguida por una rápida retirada son cosas que están sucediendo más frecuentemente.

Una esquina bien sudafricana...
En nuestra primera noche de estadía sucedieron cosas muy comunes y muy inusuales. En el primer paquete podemos incluir que saqueamos la cocina del lugar, even when a few minutes ago we made a deal without breakfast and coffee for thirty rand less than the price. So nuestra conducta fue espeluznante, una manga de trogloditas atormentados por el hambre y la necesidad, chapoteando sobre los dulces, la manteca, y el pan que íbamos encontrando a nuestro paso.

En segunda instancia tenemos que gritar a los cuatro vientos la suerte que tuvimos por haber conocido a Daphne. Daphne es una mujer de unos cuarenta y cinco años, soltera, mentalista y buena persona en extremo. Practica técnicas alternativas de sanación y dedica gran parte de su vida a ayudar a todo lo que se le cruza en el camino, ya sean animales, personas, o híbridos mutantes en auto negro como nosotros. Lo mucho más que interesante, y el disparador de nuestro extenso diálogo, fue el enorme bagaje de información que comenzó a desplegar sobre Sudáfrica, su idiosincrasia y el Apartheid.

Daphne y una banda de clandestinos anonadados...
Resulta ser que había trabajado durante una buena cantidad de años en Robben´s Island, una prisión que se encuentra en una isla cercana a Ciudad del Cabo, que albergaba presos políticos. Su trabajo principal era ayudarlos a reinsertarse en sociedad luego de cumplir condenas de hasta veinte años. Para quienes no saben, la locura del Apartheid sólo llegó a su fin en 1994. La cantidad de hechos horrorosos que relató dejó a todos absolutamente asombrados y perplejos. Un sinfín de sucesos inimaginables para cualquier persona que los escuche, inclusive para los mismos sudafricanos.

Da bronca e impotencia no poder relatar cada una de las historias en este espacio, pero debemos decir que esta mujer y su suave forma de hablar, condimentaron una de las noches más interesantes del viaje. La risa con que remataba cada uno de los relatos con el ya conocido "You know?" dejará en cada uno de los que estuvimos un recuerdo imborrable. Durante aquella noche nos pasamos los teléfonos, ya que ella vivía en nuestro siguiente punto del viaje, East London, y nos recomendó un sitio para parar que estaba a cuatro casas de la suya.

Pizzas a la parrilla junto al cheff Marcello y el chico valiente del Bungee Jumping...
Tuvimos que chipear el cerebro nuevamente y ponernos a laburar para ayudar a nuestro amigo en la partida. Aprovechamos además para filmar algunas cosas que habían quedado algo desprolijas del programa piloto, pasamos por el banco, pedimos números de teléfonos a cualquier cosa del sexo femenino que se nos cruzara, y en medio de todo este ajetreo, tratamos de conocer un poco la ciudad. Todo se dio según las expectativas y conseguimos cerrar la partida de nuestro amigo para el día siguiente y darnos el tiempo para preparar unas pizzas a la parrilla para despedirlo.

Finalmente la última mañana en Port Elizabeth nos sorprendió con un sol precioso y una vista del Océano realmente espectacular. Tomamos un café, hicimos las últimas tomas en un centro comercial al aire libre, y dejamos a nuestro amigo en el colectivo que lo llevaría a Ciudad del Cabo para tomar el vuelo hacia Argentina.

La famosa foto de relleno...
Como veníamos relatando, todo en Port Elizabeth fue una transición, fin de la Ruta Jardín, la partida de nuestro amigo, la incorporación de la española en el auto, y nuestro encuentro con Daphne, que fue esa especie de señal que confirmaba que el viaje iba a empezar a mutar muy rápidamente, que íbamos a encontrar historias muy interesantes en el camino, y que África no tenía absolutamente nada que ver con todo lo que veníamos viendo hasta acá.

Para nuestro regocijo, antes de partir para East London, decidimos hacer una pasada por el Parque Nacional Addo, la reserva de elefantes en estado salvaje más grande de Sudáfrica. Nuestro propósito sería como siempre intentar conseguir la entrada gratis y realizar nuestro primer safari en tierras africanas. En breve apasionantes relatos de un grupo que quedó rengo, pero que sigue sacando pecho al regateo, al tiempo que avista elefantes con trompas largas y algo más. Gracias y hasta la próxima.

3 comentarios:

  1. Buenisimo el relato, muchachos! Solo recuerden que NO saquearon la cocina del lugar, sino la comida de los otros huespedes!! gente como ustedes, que intenta salvar el mango para seguir viajando y se compra el pan, la leche,e tc para ahorrar en comidas!! Robben Island es donde estuvo preso Mandela por 20 años.... no llegaron a ir a la prision? es impactante.

    ResponderEliminar
  2. me mata la cusiosidad, ¿quien se fue?

    ResponderEliminar
  3. chesters!!

    En la próxima que venga uno a baires avisen así le doy un par de almohadoncillos de viaje!!!
    :D

    salud! y que sigan los mutantess!!!!

    ResponderEliminar

Copyright © 2012 Viaje por África All Right Reserved