26 dic. 2011

Israel y Palestina. Un documental desde otra perspectiva. “Parents of circle”, Tel Aviv...

Parents of Circle, Tel Aviv...
Partimos hacia Tel Aviv en una nave piloteada por el gerente de una conocida marca de zapatillas, quién muy generosamente accedió a llevarnos luego de una brillante intervención de Hadas, mujer que no hizo más que facilitarnos la vida con sus constantes lecciones de solidaridad. Al volante, un relajado buena onda que se bancó que nos babeáramos dormidos muy impúdicamente durante casi todo el viaje.

Llegamos por tercera vez a la metrópoli recién comenzado el día laborable, cargamos un par de shekels en el telefonito, y discamos el número del presidente de Parents of Circle, quien nos atendió muy predispuesto, y rápidamente nos dejó saber que seríamos muy bienvenidos a visitar la sede principal de la fundación en un lugar llamado Ramat-Efal. Nos dió las coordenadas y nos lanzamos a la aventura tratando de encontrar la forma más rápida, barata y efectiva de llegar. Costó bastante de lo pensado, pero finalmente lo logramos.

Acreditando nuestra presencia en la caseta de seguridad de la entrada, apareció un hombre de unos cincuenta y cinco años, canoso, de buen porte, hablando un español perfecto. Balbuceó nuestros nombres y se presentó nuevamente: “Como les va chicos, yo soy Aaron”. Lo obvio se hizo realidad... “¿Vos sos argentino, no?”. Porteño, del barrio de Flores. Había vuelto a Argentina sólo una vez en su vida, con el solo propósito de asistir a un congreso... “Aproveché para ir a ver el barrio, pero no entendía mucho de lo que veía. Habían pasado muchos años y lo que más pude reconocer era el colegio al que había ido”.

Entrevistando a Aaron...
La charla comenzó envuelta en banalidades, pero poco a poco fuimos ahondando en la actividad de la fundación y en los aspectos más relevantes de la misma. Le comentamos la idea del documental y Aaorn se mostró muy complacido y dispuesto a colaborar con lo que pudiera. Nos llenó de folletería e informes que la fundación había publicado durante su existencia y finalmente se despachó con su historia personal, el momento fuerte de la mañana y la confirmación de que no nos habíamos equivocado con lo que vinimos a buscar.

No vamos a ahondar demasiado en una historia tan triste y desalentadora como la que Aaron se encargó de relatar con tanto sentimiento; y sólo nos vamos a limitar a decir que tenía un hijo de veinte años que murió a causa de la explosión de una mina en la frontera con el Líbano, cinco días antes de concluir el servicio militar, y que a partir de ese momento, su vida sufrió un abrupto giro que lo depositó en el lugar que hoy todavía sigue ocupando en esta fundación llamada “Parents of Circle”.

Para ser miembro de ésta organización es requerimiento fundamental haber perdido un pariente o cónyugue en el conflicto Israel-Palestina o causas que de él se deriven; y el objetivo principal de la fundación consiste en charlas, principalmente en colegios secundarios, que tienen por fin concientizar sobre las atrocidades de la guerra, intentando introducir el diálogo como actor principal y factor decisivo para la solución del conflicto. La charlas son llevadas a cabo conjuntamente por israelitas y palestinos que se encuentran en la misma situación de pérdida irreparable.

En una de las charlas comandadas por Aaron...
Debido a ciertos compromisos laborales que Aaron no podía postergar, este primer acercamiento a la organización duró alrededor de una hora y media. De todas maneras, antes de retirarnos, Aaron nos invitó formalmente para que al día siguiente vayamos a presenciar una de estas charlas. A su vez lo comprometimos para grabar una entrevista donde contara su historia personal y ahondara en la actividad de la fundación y sus aspectos más relevantes.

Por lo que al siguiente día lo prometido. Amanecimos en la casa de Nettita, nos metimos algún desayuno muy poco nutritivo y salimos disparados para no perdernos la primera cita con la cámara. Ningún infortunio nos detuvo, por lo que llegamos más que a tiempo. Una vez ya dentro del colegio nos presentaron a las partes de la charla y nos introdujeron a la Dra. Essawi, una especie de Aaron, pero del lado palestino.

Panorámica del aula en que se desarrolló la charla...
Momento difícil: Aaron y la Dra. Essawi en primer plano...
Las chicas y Fede como siempre figurando...
Durante la charla tuvimos la oportunidad de experimentar lo difícil que es el tratar y hablar sobre este conflicto, inclusive cuando las partes están de acuerdo en un objetivo común. Los treinta alumnos que hacían de público objetivo tuvieron la oportunidad de mirar al conflicto cara a cara, representado por interlocutores de ambas nacionalidades, quienes tuvieron que hacer un esfuerzo infinito para no caer una y otra vez en el debate y la discusión, y sólo limitarse a contar de una manera “neutral” sus experiencias personales. Complicadísimo es poco, pero una lección que cumple con el objetivo y condensa los aspectos más tristes del conflicto, haciendo un esfuerzo desde el corazón para introducir el diálogo a pesar de la impotencia y el dolor de la pérdida .

Una mañana que se transformó en una experiencia inolvidable, con mucho contenido y bastante fuerte a la vez. Una vez finalizada la charla, nos enfocamos en la entrevista personal a Aaron, y para ello, nos corrimos hasta la tranquilidad de un hermoso parque que rodea al colegio. Durante un largo rato Aaron se dedicó a inmortalizar sus más profundos sentimientos y a contar la historia de su hijo. De esos momentos delicados, sensibles y ciertamente difíciles de surfear. Resta volver a decir "gracias Aaron por tu apertura, recepción y colaboración incondicionala nuestro proyecto".

video
Un poquito de la charla...

Antes de regresar hacia el centro de Tel Aviv tuvimos la oportunidad de charlar también con la doctora Essawi, una mujer de origen palestino con residencia en Jerusalén, que también forma parte de Parents of Circle. Nos contó un poco de su propia historia personal, también marcada por la pérdida de seres queridos, y pactamos una futura entrevista en Jerusalén, luego de terminar con los compromisos previamente asumidos en Palestina y las fiestas de Purim (que por ningún motivo nos pensábamos perder).

Así fue amigos que nos fuimos con un candombe informativo en la cabeza y una jornada marcada por un satisfactorio cansancio. Pasamos de nuevo por la sede de Parents of Circle, hicimos unas tomitas de rutina, y con panza vacío, pero el corazón contento, empezamos a apurar los pasos. Es que uno de nuestros amigos de América en Bedford, Yuval, había vuelto de Estados Unidos y nos había invitando a comer unas carnes a su casa... Y todos sabemos que a tremenda invitación no se le puede decir que no.

Para terminar, algo que nos llamó poderosamente la atención. Cuando estábamos volviendo hacia la casa de Netta para recoger algunos de nuestros bártulos y pegarnos una juagadita, nos topamos con uno de los eventos más extraños que vimos en Israel: “Street Rave trance party de Rabinos”. Fúmensela.

video
Street Rave de Rabinos...

Hasta mañana, cuando salgamos con la panza llena de carne y el corazón contento del reencuentro con Yuval, a la conquista de Palestina y una de las historias de amor más conmovedoras que se puedan encontrar. Gracias por acompañar, por leer y por difundir... Un abrazo para todos.

En un plácido descanso por alguna calle de Tel Aviv...

2 comentarios:

  1. jajajaj qiero ir a una street rave de rabinos! las haran en el Once?

    ResponderEliminar
  2. Seguro que si vas con la propuesta te dan bola... Un besote Issa!...

    ResponderEliminar

Copyright © 2012 Viaje por África All Right Reserved