24 nov. 2011

Capítulo de transición y relajación… Una visita a Sharm el Sheik y Alejandría...

Atardecer sobre el Mediterráneo en Alejandría...
Antes de la inevitable vuelta a nuestras respectivas vidas, decidimos frenar un poco y pasar los últimos días de vacaciones familiares en distintos lugares de Egipto. Veníamos cansados (en el buen sentido) de tanto caminar, de tanto conocer, y de tanto registrar, y entonces, como para bajar y entregarnos un poco a la charla, metimos freno de mano, y ya sin presiones y sin agendas, nos entregamos al qué mas da.

Luego del cruce de frontera que marcó el regreso a Egipto, Juli y su familia eligieron como destino una de las playas más tops de Egipto, Sharm el Sheik, famosa por algunos atentados, por ser uno de los lugares donde se lava más guita en el país, y por ser la residencia veraniega de Mubarak. Parecería que también es uno de esos sitios especiales para bucear y otros deportes y recreamientos acuáticos.

La familia Árenzon, según los informes que llegaron vía satélite, casi no salió a la calle y se entregaron de lleno a la relajación, el ocio, y el placer de no hacer absolutamente nada. Estuvieron tan vagos que casi no se sacaron fotos, pero le pusieron un sello más que emotivo al cierre de esta visita internacional, dejando cojo al representante de Viaje por África que sufrió, como es más que lógico, los embates de la despedida y la vuelta a la pobreza franciscana.

Relajación y deporte en las playas traficantes...
Hotel Super Star...
Viaje por África y el infaltable sostén de la familia...
Familia contenta en Sharm el Sheik...
Antes de que me pasara lo mismo, nosotros duplicamos (sin Ferchu que se volvió porque iba a ser Abuelo) con un poquito más de El Cairo y Alexandría, la mítica ciudad mediterránea, famosa por su biblioteca, y algunas históricas de guerra que no vale la pena repasar. Un Cairo en chiquito, sucia, anárquica y con mucha agua salada en vez de dulce.

En fin, acá van los últimos estímulos de tiempos gloriosos que no volverán, pero que definitivamente siempre tendrán ese lugar en el rincón del pasado, en lo que el viento se llevó... Me cago en el viento de mierda y en todas sus excusas. Esperamos amigos nuestros no haberlos aburrido demasiado con la vida familiar.

Los relatos exhaustivos, los análisis pacatos y las aventuras graciosas tardarían en volver. Estábamos sin saberlo al borde del estallido social egipcio, que nos regalaría aventuras con cargas de tipo no conocido, de las que tardaríamos en obtener resultados no teñidos por el miedo y por una intensa sensación de terror a la que no queremos volver. Hasta la próxima y disfrutemos todos juntos de lo bueno que es tener a la familia cerca...

Este relato no se da por terminado si antes felicitar y darle la bienvenida al mundo a una nueva integrante de la familia: Valentina... ¡Besos y salud!...


Con la vieja disfrutando de la citadela en el Cairo...
Cairo virtual...
En los alrededores de la biblioteca de Alejandría...
Edificio bonito con minarete de fondo en Alejandría...
Los nenes pescando en el Mediterráneo...
Arquitectura esquinera...

Biblioteca de Alejandría por dentro...
Una madre feliz a orillas del Mediterráneo...

0 comentarios:

Publicar un comentario

Copyright © 2012 Viaje por África All Right Reserved