31 may. 2010

Durban Vip... Sosha, Sthe y los allegados al presidente...

La gran familia de Ntuzuma...
La mudanza a la casa de Sosha la completamos muy rápidamente y casi sin trastornos. El desembarco en el township de Ntuzuma se hizo realidad, y con él, un vagón de hechos llamativamente llamativos, valga la redundancia, y por favor créanme que la vale. Para empezar, experimentar un barrio dónde no se ven, ni van los blancos, con una familia tan hermosa como la que nos acogió, era de las pocas cosas que nos faltaban para terminar de quemar fusibles.

Casi no se puede creer que "Sosha" sea el nombre de fantasía que él mismo se había inventaado para evitar "Abdul", nombre que su padre puso a todos y cada uno de los hijos. Tampoco se puede creer que el padre sea musulmán, pero hijo de rastafaris. Menos entonces que Abdul Sosha haya sido subcampeón mundial de karate, deporte que le enseñó el padre. Para rematar estaba Sthe, el hermano mayor de la familia, que llegó a pasar el fin de semana en Durban. Sthe es un músico y actor conocido en Johannesburgo, de esos que tienen sus propios videoclips y etcéteras que se pueden ver a toda hora en el canal Sudafricano.

Preparando la comida...
El robot de Fede y Sosha luciéndo sus tatuajes...
Aunque contenidos por gente increíblemente amable y por demás piola, el township y el trabajo nos habían mantenido muy ocupados por días que por distintos motivos resultaron muy desgastantes. Los ánimos de la banda estaban minados por la carga emocional, el desgaste propio de mezclar viaje y trabajo, y la necesidad grupal de realmente tomarse vacaciones y no prender una computadora, ni una cámara, ni una linterna por una buena cantidad de días. En este contexto es en el que se puede afirmar que Sthe llegó para salvarnos.

Jugando con los más chicos en el patio...
Sthe apareció luego de una comida muy mal gestionda y organizadas por producción, que nos robó el alma, la paciencia y la buena onda, no solamente con el mundo, sino entre nosotros. Del desfortunado evento nos rescató nuestro cantautor estrella, que de a poco nos fue llevando, medio engañados, hacia uno de los pubs más elitistas de Durban. Le habíamos dicho que no queríamos mucho reviente, pero se notó que lo pasó por alto, o que directamente se cagó en ello, porque el lugar era reviente puro.

Sthe, amigo del presidente, Coco Tecno y Vico metal...
Nelson y Pablo...
El mal humor se profundizo aú más por unso segundos, cuando llegamos a la puerta y nos dijeron que no podíamos entrar en bermudas y zapatillas. A partir de aquel momento, tiramos la toalla y nos pusimos en manos de Sthe. La estrella sudafricana hizo una breve intervención, y en algo menos de medio minuto, no sólo estábamos adentro del boliche, sino que estábamos en el medio del vip, rodeados de negros que querían saber todo sobre nosotros, con cervezas gratis en  las manos, y con una larga noche por delante. Lección final para aprender que cualquier situación puede dar un giro abrupto en menos del tiempo que te toma quejarte.

Así fue que la noche nos encontró rodeados de negros piolas, pudientes y acomodados, que nos compraron y nos invitaron todo tipo de alcoholes en alguna zona vip de algún boliche de Durban. En algún momento, sólo luego de sentirnos demasiado observados por toda la gente que estaba fuera del vip, decidimos romper el hielo, y salir de la mano de Sthe, su novia, y dos nuevos amigos, que declaraban trabajar directamente con el presidente Jacob Zuma, a pasear nuestra blanca palidez por las pistas de baile.

Van cambiando las caras...
Ojitos...
Al ritmo de la canción de moda de Black Eye Peas y totalmente eufóricos por la cantidad de alcohol que iba subiendo la pendiente, nos metimos de lleno al medio de la pista a improvisar pasos de bailes, mientras que la gente en los alrededores nos alentaba y iba sumando al maravilloso evento de bailar con argentinos borrachos. Un flash apabullante y poderoso. Vico parecía un resaltador que adornaba la pista a puro baile y descontrol, producción robaba y exigía gin tonics por toda la barra, y el resto de nuestros comensales habían perdido el filtro y ya estaban en cualquiera.

Sodoma 3.0 fue asomando cuando los amigos del presidente cayeron a las cuatro de la mañana con un balde con una cantidad de alcohol interminable y destronaron con repetidas patadas al establishment la poca cordura que quedaba en el ambiente. La nota final la dio alguno de nosotros, cuando a la seis de la mañana tuvo que ser inducido casi de prepo en un auto, mientras se escuchaban sus gritos desconsolados: "¿porqué no me dejan irme con la negra?".

Y daaale... total...
El yin y el yang...
Transparencia y amor...
Así fue que de nuevo tuvimos la posibilidad de meternos en un lugar nuevo (siga valiendo la redundancia), donde de nuevo (idem) éramos los únicos blancos en kilómetros a la redonda. Los chicos se encargaron de todo. La noche fue la más divertida de toda nuestra estadía en DurbanEl minicooper de Sthe arrancó y lo seguimos como pudimos. Nadie sabe realmente cómo. Regresábamos a pasar la última noche al township para hacer un cierre de Durban a todo trapo en el estadio mundialista que había sido recientemente inaugurado. Entonces resta despedirnos y decir que nos encontramos en el próximo post cuando por la copa de leche se enfrente: Amazulus vs. Sundowns.

Bandas lindas si las hay...

2 comentarios:

  1. jajajaja las caras por dio!!!!

    ResponderEliminar
  2. exactamente lo mismo que david, y agregale: ESA FOTO EN LA QUE VICO ESTA CON UN NEGRO Y JULI APARECE ATRAS CON CARA DE "YO NO FUI" ES SIMPLEMENTE FANTASTICA!!!
    BESOS, CHICOS! LOS QUIEROOO

    ResponderEliminar

Copyright © 2012 Viaje por África All Right Reserved