8 jun. 2010

Mfuwe, South Luangwa National Park, Flatdogs y el plomero rasta...

Un lugar en el mundo: South Luangwa National Park...
El flash no se hizo esperar. Apenas empezamos a caminar dentro del camping buscando el lugar para poner la carpa, nos metieron en órbita comentándonos que el establecimiento era precisamente parte del Parque Nacional Luangwa Sur, y que por ende, dentro del mismo habitan animales salvajes de esos que te pueden matar. “¡Upa! ¡Qué loco che!” “Cuéntenos más Don Seguridad, que todo esto nos parece muy interesante”.

“Bueno, además no se puede salir del predio caminando por el peligro de encontrarse un León o un Búfalo”. Todo confirmado. Había carteles. Carteles que dicen que en caso de que vuelvas con vida si decidís aventurarte sólo hacia la nada, el mismo camping te mete una patada en el culo y te expulsan por salame. De noche, dentro del predio, no se puede caminar sin la compañía de alguno de los varios cuidadores que andan con linternas asesinas corriendo de acá para allá, intentando evitar que la gente muera.

El lugar se zarpa en tremendo, o sea, si veníamos visitando lugares flasheros, este era como la sobredosis de la que cualquier falopero quiere morir. Mientras uno camina ve las carpas armadas en plataformas de madera, especialmente acondicionadas entre las copas de árboles; los sonidos al paso pueden ser bastante intimidantes, más cuando se sabe que provienen de animalitos que se encuentran a escasos metros de dónde uno está parado, pero uno ni siquiera los puede ver. En un momento empecé a desconfiar y dudar: “seguro que esto es todo trucho, te venden animalitos y riesgo loco y te meten acá a gastar guita”.

Un hipopótamo verdadero...
Quiso el destino arrancarme la pelotudez de raíz, al momento que el cuidador prendía la linterna y detenía el paso abruptamente murmurando en un inglés zambiano: “hipos”. “Claro, ¡cómo no!, ¡seguro! Mirá que va a haber hipopótamos en el lugar donde voy a dormir...”. No era uno, eran dos... gigantes, gordos, haciendo ruidos raros y morfando todo lo verde que pudieran encontrar.

Agregó como comentario poco feliz que estos simpáticos gorditos son los más peligrosos para el humano, siendo responsables de más muertes que las que producen los leones y los patos. “¡A la pucha che!...y ¿vos estás seguro que si dormimos ahí, mañana amanecemos?; ¿Cómo hago si quiero ir al baño a las tres de la mañana?... Perdón, soy blanco, por ende medio nabo, y además soy nuevo en esto, por lo que requiero muchas más explicaciones sobre qué carajo hacen hipopótamos asesinos alrededor de nuestra carpa"... Te dan un curso básico de qué hacer si te aparece uno mientras estás sólo y te mandan a dormir. Todo bien... muchas gracias...

Cuando amaneció todavía estábamos vivos, y el espectáculo fue uno de los más contundentes que vi en mi vida. Dios, Adán, Eva, y su paraíso, se pueden ir todos juntos a buscar laburo. Yo conozco un lugar mucho más lindo y queda en ZambiaLos hipos se habían vuelto a meter en el río Luangwa, que yace y deleita la vida a escasos treinta pasos de dónde habíamos acampado. Los árboles estaban repletos de Baboons y otros velvet monkeys que te adornan la vida. El sol empujaba con un calor del lindo lindo, y durante el día aparecían jirafas o elefantes como pancho por su casa, como a visitar y a tomar unos mates. Todo muy cheto la verdad.

En el río se podía apreciar y disfrutar una infinita cantidad de hipopótamos haciendo todo lo que un hipopótamo sabe hacer. Se besaban, jugaban, movían las orejitas, bostezaban, y también se la pasaban cagando, hecho por demás entretenido. Cuando terminan mueven la cola como un ventilador para limpiarse. Hay una respetable variedad de aves voladoras. Además el dueño del lugar se zarpó en detallista cuando lo construyó. Uno mira alrededor y no falta nada.

Esas nubes inolvidables...
La manada en el río...
 
De vacaciones en el paraíso...
Hola... ¿Interrumpo algo?
El mono saltarín...
Si uno desea llegar hasta este lugar a través de algún paquete turístico te arruinan, lo que hace que nuestra situación se vuelva más linda y maravillosa al estar pagando cada noche de camping en el medio del paraíso alrededor de cinco dólares. Hasta una pileta tiene. Qué se yo, es un lugar de esos que no se puede creer que haya aparecido en el camino, y como muchas veces sucede, lo más increíble y disfrutable se basó justamente en la sorpresa... en el insuperable hecho de no haberlo planeado.

Un Juli al agua...
Sólo nos faltaba la comida, la bebida y buena onda extra, así que arrancamos hacia Mfuwe en la camioneta que diariamente visita el pequeño pueblito aldea para que la gente del hostal se abastezca. Si la suerte lo acompaña como a nosotros, en la camioneta se va a encontrar con un plomero rasta, que le va a dar una bolsa gigante, pero gigante en serio, de buena onda extra, por el irrisorio monto de cinco dólares. Bingo gritó cabeza. Casi por inercia compramos algunos víveres básicos, una caja de cervezas y nos fuimos a tirar durante algunos días a mirar animales salvajes pasándonos por enfrente. Los atardeceres tienen como mínimo cinco etapas, por lo que cada tres o cuatro minutos el cielo cambia todas sus cualidades.

Mfuwe... esas aldeas africanas...
video
Unos de esos atardeceres...
Un día que estábamos aburridos decidimos que este era el mejor lugar para ver animales, y realizamos el desembolso vía tarjeta de crédito de los cuarenta dólares que te cobran por llevarte en una camioneta a recorrer el parque. Era la primera vez que pagábamos euncornudo tour, pero no nos equivocamos, y la suerte por milésima vez, se acopló a nuestro recorrido. Vimos casi todos los animales que se pueden ver y una cacería fallida de leones contra impalas. Además: Cebras, pukus, jirafas, elefantes, aves locas, hipos, búfalos y otra cantidad de animales que no me acuerdo ni los nombres. Más no se puede pedir y creo que más no les puedo contar...

Si pueden tómense un avión y elijan su propia aventura. Un abrazo gigante y nos vemos en la próxima...


De safari...
Árboles y nidos...
El elefante trompita...
En medio del camino...
Nube loca bis...


2 comentarios:

  1. no puedo parar de leerlos chicos!!!
    estoy aprendiendo, además, un montón de la cultura, historia y geografía africana.... malditos colegios y universidades eurocentristas... nos forman boludisimos con una mirada unidireccional!
    Gracias por hacernos parte a tod@s de su aventura!!!

    ResponderEliminar

Copyright © 2012 Viaje por África All Right Reserved