3 jun. 2010

Maputo, mutancia aparte y X-men...

Los dudosos recovecos de Maputo...
El calor que hace en Maputo es factor fundamental y limitante hacia toda forma de vida, por lo que automáticamente uno se transforma en mutante. Tal cual nos lo preguntamos en Maracaibo en América en Bedford, sucedió en Maputo: "¿Cómo se les ocurre, y más aún, cómo es que pueden vivir en este escalofriantemente caluroso lugar... manga de locos?". En Maputo están todos de la cabeza. Entre el calor, los vahos que se desprenden de la basura putrefacta y la cantidad de locos que te persiguen para venderte las más irrisorias de las cosas que te han querido vender en toda tu vida, es imposible no empezar a perder la forma humana.

Los primeros mutantes blancos provenientes de un continente lejano que vieron los maputenses rodar por sus calles fuimos nosotros. Hasta el idioma se nos deformó. En vez de hablar balbuceábamos una mezcla de inglés y portuñol derretidas por el calor, y a causa de ello, nadie sabía decirnos hacia dónde ir. ¡Qué espectáculo circense dimos en las primeras horas en Maputo!. Estábamos para un reality show de los X-men. A medida que los hombres goma avanzaban caminando por las céntricas calles de Maputolandia, veían como el arroz iba a ser su principal fuente de alimentación, los mosquitos su principal fuente de malaria y el sol la principal fuente de deshidratación.

Así fue amigos la tormentosa llegada a la real realidad del África septentrional. El problema fue que nos metieron un país como Sudáfrica al principio del recorrido, que podrán decir lo que quieran, pero en el que uno practicamente se olvida que está en África, y la termina pasando mucho mejor que en la propia casa; y sin aviso o escala previa, te sacuden por la nuca un Mozambique devastado por una larga guerra civil que terminó hace media hora. Cómo explicarles entonces que nos metió un tatequieto que nos despertó en fracción de segundo y nos movilizó muy rápidamente las colas hacia algún tipo de futuro algo más elegante.

Primeras impresiones de la city...
Transportes desconocidos...
Así fue cómo, luego de beber más agua en una hora que en la última semana, salimos a ver en dónde cuernos era que estábamos. Caminamos una buena parte del centro en busca de las opciones de alojamiento. como no dábamos pie con bola, nos metimos en "la casa de turismo", lugar en donde nos indicaron las mejores opciones para ir a tirar los mochilas y los bultos que más odiamos en los últimos años. Se hizo la luz y apareció un sucucho de backpacker llamado Fatima. Allí fue que entre cervezas, ventiladores y cócteles anti malaria, nos dedicamos a analizar un poco más friamente si las venas nos las cortábamos con una galletita o directamente con los dientes.

Nada de eso haría demasiada falta, ya que mientras el debate estaba en marcha, aarecieron millones de nuestros amigos chupasangres a zumbarnos al oído que si de muerte por falta de sangre se trataba, ellos estaban más que dispuestos a colaborar con el fino humor que acarreaba la banda. El único remedio que encontramos fue terminar la cerveza, comer cualquier cosa que hubiera, e intentar un profundo descanso que nos permitiera renovar energías para elaborar un plan que nos permita disfrutar de Maputo y Mozambique lo más posible. Hasta mañana entonces... cuando aparezcamos nuevamente amenazando recobrar la forma humana.

Famosa intersección...
Incomunicados...

1 comentarios:

  1. una amiga volvio de un viaje x Uganda y Ruanda y me me dijo "Issa, Sudafrica es el Miami africano" jajja.. gracias chicos x dejarnos ser parte de su viaje!

    ResponderEliminar

Copyright © 2012 Viaje por África All Right Reserved