20 dic. 2013

Phnom Penh, una frontera tan coimera que me desgana el relato...

El monumento central de Phnom Penh...
Durante las últimas horas en Ho Chi Minh fui atacado a traición por una de esas fiebres que repentinamente te debilitan y te retuercen los músculos por alguna indefinida cantidad de horas. Por desgracia, en el exacto momento en que acabábamos de entregarle la llave de la habitación al dueño del hotel, y sin ningún tipo de aviso, fui invadido por esa sensación en la que el mundo pesa muchísimo más de lo que vale la pena ser vivido; por lo que no me quedó ninguna otra opción que entregarme al aborrecible espectáculo del hombre moribundo y sin esperanzas en un sillón al costado de la recepción, ante un Vico muy preocupado como único y penoso espectador.

Luego de entregarme de lleno entonces a las garras del sudor y de la convalecencia, me vi obligado a parar de sufrir, como los de la iglesia, e incorporarme para hacerle frente al cruce de frontera que nos llevaría hasta Camboya... que por cierto debo decir que escribirlo en español me incomoda, ya que me parece mucho más bonito y elegante decir CambodiaPara la concreción de tan particular y novedoso evento habíamos reservado dos asientos en un colectivo un poco mal oliente, pero que prometía transportarnos bajo la luz de la luna llena hasta Phnom Penhla capital del país.

Por desgracia, unos minutos antes de subir al colectivo, apareció a los gritos el nunca bien ponderado “tipito lo peor”, anunciando que había nacido para coordinarle el destino al turista y presentándose como el encargado oficial de lidiar con la oficina de migraciones en la frontera; para lo que además, por ende, y en consecuencia, concluyó que había que entregarle el pasaporte con el dinero para el visado más cinco dólares extra por ningún concepto. “No me digas capo. ¿A ver? Contame un poco más”. La gente empezó a entregarle el dinero, pero sorprendentemente después de entregarlo, se empezaba a quejar y a poner cara de “¿A vos te parece?”.

Nos costaba entender lo que estaba pasando. Momento que soy lento. Si están entregando el dinero... “¿de qué se están quejando?”. El muerto se asusta del degollado. La triste imagen de personas mofando, pero abriendo la billetera algo hipnotizadas en una parada de colectivos clandestina... entregando su dinero a un pibito que lo único que tuvo que hacer fue meter un poquito de presión, y sacar a “Don Turisto” de su zona de confort. Un niño robándole caramelos a un montón de adultos tarados. Cuando nos llegó el turno, lógicamente le agradecimos mucho por sus intenciones, pero le pedimos que no se hiciera problema, que nosotros íbamos a hacer los trámites por nuestra cuenta.

Primero blasfemó un poco, después nos amenazó con que no podíamos subir al colectivo, y por último nos advirtió que si él terminaba el trámite antes que nosotros, nos abandonaba en la frontera. Insoportablemente pelotudo es lo que repentinamente me sale decir.

En Camino a Cambodia...
La cuestión fue que, entre charla y charla, y varios intentos frustrados de apagar el coco durante la noche, llegamos a la frontera alrededor de las seis de la mañana... momento en que volvió a aparecer en escena el pibito de los pasaportes. La gente seguía mofando mientras reactivaba sus indirectas y tibias quejas, que por cierto distaban muchísimo de contener la fuerza necesaria para que “el tipito lo peor”, con todos sus pasaportes en la mano, se les dejara de reír en la cara mientras se repartía la plata con el señor de migraciones.

Todo el cuadro era muy obsceno y totalmente absurdo. El funcionario a cargo de estampar las visas y poner los sellitos, agarró nuestros pasaportes, los puso a un costado, y empezó a sellar los del pibe del colectivo primero. Respiramos profundo, metimos zen, nos relajamos de más, y muy pacientemente esperamos hasta que el monito terminó con los “otros”, y no tuvo más remedio que sellarnos los “nuestros”. El mundo jamás deja de sorprenderme, y sea para bien o para mal, me sigue pareciendo una importante razón para seguir viajando.

Frontera corrupta... Cambodia...
(Foto bajada de Internet)
Obviamente nos cobraron cinco dólares menos y nos dejaron pasar. Como contrapartida, y casi como una represalia a nuestra actitud “no te voy a pagar tu chantaje”, cuando subí nuevamente al colectivo me habían robado impunemente uno de mis elementos musicales favoritos. El robo significaba bastante más que los cinco dólares, pero de todas maneras, y aunque sentí la compulsión de querer matar a tiros a varios, no me arrepentí.

Al final, me genera mucha más impotencia ser testigo de cómo una gran cantidad de personas se dejan manipular y estafar por miedo, y lo primero que hacen cuando le sugieren que van a tener algún tipo de problema, es sacar dinero para resolverlo. Siento que esa actitud no hace más que colaborar con un circuito extorsivo y patético que genera seres humanos indignos en ambos lados... por lo que además me sale decir: hágase un favor y no entregue su dinero, porque la consecuencia de su actitud la tenemos que pagar todos. “Pero son cinco dólares, qué importa, estoy de vacaciones”. No sea lelo, haga un esfuerzo y acomode sus patitos.


Llegando a Phnom Penh...
Un idioma muy particular...
Extraña ecuación arquitectónica...
Pasado el episodio, no nos quedó otra que aceptar nuestro destino. Aunque no habíamos recorrido una gran cantidad de kilómetros, el viaje se hizo muy extenuante. Cuando bajamos, me tuve que reprimir por última vez para no agarrar piedras y partírselas en la cabeza a los encargados del colectivo. Nos limitamos a asegurarnos que todas nuestras valijas y pertenencias estuvieran en orden y nos focalizamos en conseguir un lugar para dormir. A esta noble empresa se nos sumó “Martín”, un joven emprendedor argentino que venía viajando en el mismo colectivo, con el que finalmente negociamos en un restaurant indio el famoso 3x2, para una habitación algo pulgosa pero muy espaciosa y bastante bien ubicada.

La primera impresión con que Phnom Penh me invadió los sentidos, fue de mucha pobreza y de cierto dolor y resignación en sus habitantes. Como si la gente hubiera perdido todas sus esperanzas y no las fueran a recobrar nunca más. Inmersa en ese tipo de calor nefasto que todo lo pudre, bastante sucia, y casi sin energía... como esperando una limosna. La contracara del orgullo vietnamita, mezclado con duelo, y un aire y una energía atmosférica que remarcaban que las cosas estaban muy lejos de andar bien.


Phnom Penh al paso I...
Phnom Penh al paso II...
La zona de llegada a Phnom Penh...
(Foto bajada de Internet)
De todas formas entre la fiebre, la frontera, el robo en el colectivo, y la llegada a Phnom Penh, puede que todo esto forme parte de una percepción distorsionada y de esas primeras impresiones que mejor callar. Re experimento el cansancio del viaje, el calor, la humedad y el sol martillando las neuronas con saña. Por todo esto supongo que mejor contener el relato, darnos una buena ducha de agua fría, acomodar los pensamientos y continuar con las experiencias de Phnom Penh en el próximo capítulo. Se me hace complicado de creer... Phnom Penh, Cambodia. En Fin... Hasta la próxima.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Copyright © 2012 Viaje por África All Right Reserved